Busque en el archivo de publicaciones o dentro de este sitio web

Apoyo político y militar de Occidente a Ucrania 2014-2022

Con el objetivo de conseguir que Ucrania se uniese a la OTAN el presidente Yuschenko (23 enero 2005-25 febrero 2010) pidió oficialmente a la Alianza que preparase para Ucrania un Plan de Acción para ser miembro o Membership Action Plan (MAP) que es el primer paso formal para unirse a la Alianza. Sin embargo, bajo la presidencia de Viktor Yanukovych (25 febrero 2010-22 febrero 2014), el gobierno ucraniano anunció en noviembre de 2013 la decisión de suspender los preparativos para la firma del Acuerdo de Asociación con la Unión Europea que supondría un acuerdo de libre comercio. El anuncio provocó grandes protestas en toda Ucrania pidiendo la renuncia de Yanukovich que huyó a Rusia. Los manifestantes acamparon el Maidán de Kiev pidiendo la renuncia del presidente. Por su parte, la secesión de Crimea y la crisis de Donbás constituyeron una muy grave agresión contra Ucrania. Hay la percepción general de que la reacción inicial de la OTAN, los Estados Unidos y la Unión Europea ante esa agresión fue mucho menor de lo esperado por Putin. Esto pudo producir una equívoca sensación de impunidad que llevó a Rusia a aventurarse a iniciar la invasión de Ucrania el pasado febrero de 2022. Sin embargo, el apoyo político y militar de Occidente a Ucrania entre 2014 y 2022 ha sido muy significativo y consiguió una transformación notable de las fuerzas armadas ucranianas.

Rusia y las repúblicas separatistas del este de Ucrania

La relación entre Rusia y las repúblicas separatistas del Donbás ha sido siempre un tema tan controvertido, como evidente. El derrocamiento del presidente pro ruso Viktor Yanukovych en 2014 y la preferencia europea del nuevo gobierno ucraniano, fue considerado por Rusia como una amenaza vital para su seguridad.
Por ello, desde el primer momento, el gobierno de Moscú alentó el movimiento separatista en la región oriental del Donbás, cuyos partidarios abrigaban la esperanza de que Rusia hiciera en el este de Ucrania, lo mismo que había hecho con la península del Mar Negro. Durante los años siguientes, y hasta la invasión de febrero de 2022, la estrategia rusa consistió en mantener Ucrania, cuyo liderazgo se estaba volviendo cada vez más prooccidental, en una situación de permanente inestabilidad, en espera de que se produjeron las condiciones favorables para devolverla al redil ruso.
Las fuerzas separatistas del Donbás fueron la herramienta utilizada por Moscú para crear un estado de confrontación militar de baja intensidad, asumiendo que la débil economía ucraniana no podría mantenerlo en el largo plazo, lo que facilitaría el éxito de su estrategia. La negativa rusa durante estos años de guerra de baja intensidad de retirar, aunque fuera silenciosamente, su apoyo en personal y material a los separatistas del Donbás, sería la mejor pruebe de su falta de voluntad para resolver el conflicto. En este sentido, la invasión de Ucrania por parte del ejército regular ruso no ha hecho más que complicar la situación, introduciendo numerosos interrogantes sobre el futuro del apoyo a los separatistas, aunque cabe suponer que ello dependerá del desenlace de la guerra.

La anexión de Crimea por parte de Rusia

En este artículo se analizan las causas y consecuencias de la invasión rusa de la Península de Crimea que, a su vez, está en el origen de la más dramática, injusta, menos aceptable y a la vez trascendente invasión rusa de Ucrania. El enloquecido presidente Putin no está dudando en atacar y bombardear a la población civil ucraniana que él mismo dice reconocer como rusa. Otra destacable contradicción del presidente Putin es ocupar Ucrania para que de ningún modo Rusia tenga frontera directa con la OTAN, algo que logrará por su propio merito si termina anexionándose Ucrania completamente.

La guerra de Georgia

La guerra entre Rusia y Georgia en 2008 se considera el primer aviso de Rusia a Occidente respecto a su determinación por lo que considera sus zonas naturales de influencia. La llegada al poder de un gobierno nacionalista, que buscaba acabar con la anomalía de las repúblicas separatistas de Osetia del Sur y Abjasia y convertir su país en miembro de la OTAN, llevó inevitablemente al conflicto armado.
Fue la primera vez, desde la caída de la URSS, que Rusia atacaba militarmente a un Estado vecino. El conflicto mostró tanto la determinación rusa como algunas carencias de sus fuerzas armadas, que llevarían después a un amplio programa de reformas. En general, y a corto plazo, la guerra fue un éxito para Rusia, aunque inicio un camino de confrontación que ha conducido hasta la actual guerra en Ucrania.

Reacción de Occidente ante Rusia en la última década del siglo XX

La última década del siglo XX se caracterizó por el fin de la Guerra Fría en las relaciones internacionales, la desintegración de la URSS con el surgimiento de una Rusia débil, la liberación de los países del Este de Europa y la dependencia de Rusia y otras repúblicas de la antigua Unión Soviética de la ayuda económica estadounidense y occidental. Japón continuó siendo una gran potencia en el mundo y China como poder comunista dominante, llegó a estar bastante aislada.
Se puede afirmar que, en general, durante la última década del siglo XX, los estrategas estadounidenses trataron a Rusia, heredera de la Unión Soviética, con cierto desdén y displicencia considerándola como una potencia de segundo orden, sin tenerla apenas en cuenta en la toma de decisiones en aquellos asuntos que afectaban no solamente a la arquitectura de seguridad de Europa sino también al sistema de seguridad mundial.

La inestabilidad interna en Rusia

Tras la desaparición de la Unión de Repúblicas Socialista Soviéticas (URSS), en 1991 se creó la Confederación de Estados Independientes (CEI), impulsada sobre todo por Rusia. De las quince repúblicas federadas que componían la URSS, nueve de ellas pertenecen hoy a la CEI. Ucrania no llegó a ser miembro de esta nueva organización.

La expansión territorial rusa, desde el Báltico al Pacífico a lo largo de los siglos, reunió a una serie de pueblos de diferentes orígenes, etnias y religiones. Rusia se convirtió en la Federación Rusa, compuesta por 85 sujetos federales. Esta enorme diversidad de pueblos que la constituyen, provocan la inestabilidad interna en la Federación Rusa. El caso más evidente ha sido la guerra de Chechenia.

Esa inestabilidad interior unida al infundado temor de Putin de la aproximación a sus fronteras de países pertenecientes a la OTAN, ha sido una de las causas más probables de la invasión de Ucrania por parte de la Federación Rusa.

La guerra en Ucrania: un fracaso diplomático

La guerra en Ucrania ha polarizado la opinión pública. Defensa y condena de la OTAN o de Rusia han ido paralelas a la inculpación de la Alianza o a la justificación exculpatoria de Putin. También ha habido una equidistancia distributiva de culpas, jurídicas, políticas y morales, adjudicando responsabilidades por igual.
Éstas, sin embargo, son de muy distinta entidad.
Las responsabilidades de Putin son criminales y penales, propias de una agresión armada, proscrita por el Derecho.
Las de la OTAN son de carácter político, asociadas a no haber optado por un marco continental de seguridad y cooperación inclusivo con Rusia, no contra Rusia, ni atendido las advertencias de los más preclaros políticos y pensadores, norteamericanos y europeos, ni previsto las evidentes reacciones rusas a la continuada expansión hacia el Este, cada vez más claras, rotundas y contundentes.
Se mire desde el Derecho o la Política, esta guerra es un fracaso de la Diplomacia.

Ucrania desde 2014 hasta el comienzo de la invasión rusa, febrero 2022

El período entre 2014 y 2022 fue marcado por la resistencia ucraniana a dar por perdidas las provincias de Donetsk y Luhansk, así como la Crimea, y por el incidente del derribo del vuelo Malysian Airlines MH17 y la segunda batalla del aeropuerto de Donetsk. Los muy disputados – pero apresuradamente negociados y aceptados – acuerdos Minsk II originaron un sinfín de complicaciones dando lugar a interpretaciones contrarias de casi cada una de las disposiciones, con una evidente mala voluntad por parte rusa y de los sublevados. También en este período creció la animadversión hacia el presidente Poroshenko, debido fundamentalmente a la rampante corrupción en todo el país, que acabó originando una abultada derrota en elecciones presidenciales a manos de un candidato novel en la política, Volodimir Zelensky, que tuvo que presidir, a pesar de su aparente mayor maleabilidad, sobre el empeoramiento de relaciones con Rusia y en definitiva la invasión.

Guerra en Ucrania: «Ucrania entre 2000 y 2014. Una etapa decisiva»

La vida política de Ucrania en el periodo que va desde el comienzo del siglo XXI al final del año 2014 fue muy agitada. Los sucesivos presidentes no consiguieron que el pueblo ucraniano pudiese disfrutar de una vida democrática sin rivalidades profundas entre los miembros de la clase política. Los objetivos de los presidentes fueron muchas veces irreconciliables. Con el objetivo de conseguir que Ucrania se uniese a la OTAN Yushchenko pidió oficialmente a la Alianza que preparase para Ucrania un Plan de Acción para ser miembro o Membership Action Plan (MAP) que es el primer paso formal para unirse a la Alianza. Sin embargo, bajo la presidencia de Yanukovych el gobierno ucraniano anunció en noviembre de 2013 la decisión de suspender los preparativos para la firma del Acuerdo de Asociación con la Unión Europea que supondría un acuerdo de libre comercio. El anuncio provocó grandes protestas en toda Ucrania, las más grandes desde la Revolución Naranja, pidiendo la renuncia de Yanukovich. Los manifestantes acamparon en el Maidán de Kiev pidiendo la renuncia del presidente. La secesión de Crimea y la crisis de Donbás marcaron el final de una etapa decisiva en la historia de Ucrania.

Guerra en Ucrania: «Boris Yeltsin»

El tiempo de Yeltsin transcurrió de la reforma que no pudo ser (Gorbachov) al comienzo de un futuro incierto (Putin). Desde los gobiernos y las instituciones occidentales se le reconoció el éxito al disolver la URSS; en el interior creó expectativas que se frustraron al poco de anunciarlas. Las ayudas financieras para privatizar la economía soviética fueron desviadas en provecho de una clase oligárquica que se apropió de las principales actividades económicas. Clase que se convirtió en su restringido grupo de apoyo. Pudo ejercer un poder autocrático que le alejó del afecto y la atracción que había alcanzado en sus tiempos de oposición. Las expectativas se frustraron. Quedó demostrada, en esas circunstancias, la dificultad de transitar de una economía centralizada y de un régimen político totalitario, a una sociedad regida por las leyes del mercado donde se impone la confianza para alcanzar la modernización política y social.

Guerra en Ucrania: «Desde la Revolución rusa hasta el final de la URSS»

La Revolución rusa se produjo en marzo de 1917. La oligarquía del país, liderada por Kerenski, logró que el zar Nicolás II abdicara por la situación caótica que vivía Rusia durante la Primera Guerra Mundial.
Aquella Revolución acabó cuando los soviets de Lenin, en octubre de aquel año, se hicieron con el poder. Comenzó una tremenda guerra civil. En diciembre, Ucrania se declaró independiente y la familia imperial fue eliminada por los comunistas. El Ejército Rojo se impuso al Blanco y en 1922 se creó la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS). Ucrania entró a formar parte de ella.
A partir de aquí, comenzó un régimen de terror en aquella federación de Estados impulsado por un genocida implacable, Josef Stalin, y después, por quiénes le sucedieron. El régimen totalitario comunista de la Unión Soviética se alió con Occidente en la Segunda Guerra Mundial. Cuando ésta acabó, se convirtió en el mayor enemigo del mundo libre hasta la caída del muro de Berlín y la desaparición de la URSS en 1991. Ucrania volvió a recuperar su independencia.

Guerra en Ucrania: «Desde Iván el Terrible hasta la Revolución Rusa del siglo XX»

Ucrania se ubica como parte de en un amplio espacio libre y ausente de relieves accidentados en el que, en el periodo que nos ocupa, concurren tres imperios: el imperio Otomano, el imperio Habsburgo y el imperio ruso, así como también la Mancomunidad Polaco Lituana. Todos ellos han tenido en este tiempo su auge y caída. Esto ha provocado sucesivas alteraciones de los balances de poder en la zona que, a su vez, se han trasladado a su geografía convulsionándola. Como resultado, el territorio ucranio se ha visto fraccionado y repartido en diversas ocasiones dotándosele además de unas fronteras de geometría variable. Y su población ha sido objeto de diversos procesos, más o menos intensos, de asimilación cultural por parte del poder vigente.
Ucrania, por su situación, quedó así envuelta en las madejas que recogían la Historia de los imperios que la rodeaban

Guerra en Ucrania: «El principado de Moscú hasta Iván el Terrible»

Esta comunicación es continuación de la que trata sobre el Rus de Kiev. Como podrá comprobarse, el Rus fue muy anterior a la creación del Principado de Moscú. Moskou (Moscú) era una aldea perdida en el país de Souzdal. Tomó posesión de la misma Youri I, el 23 de marzo de 1147.

Pero los Grandes Príncipes descendientes de Rurik no convertirán a Moscú en su corte hasta final del siglo XIII, bajo el reinado de Daniel Alexandrovitch. A partir de aquí, será el Principado de Moscú la sede central del poder de los Grandes Príncipes rusos hasta la invasión de los mongoles, que dominaron todo el Principado desde principios del siglo XIII hasta mediados del siglo XV.

Será Iván el Grande quién acabaría con aquella dominación mongola.

Guerra en Ucrania: «El Rus de Kiev»

Este trabajo aborda una descripción histórica del Rus de Kiev, surgido a mediados del siglo IX, que alcanzó su máxima extensión territorial a mediados del siglo X, ocupando un enorme espacio entre los ríos Vístula y Volga, y desde el Mar Báltico al Negro, en lo que hoy son los territorios, principalmente, de Rusia, Bielorrusia y Ucrania.
Se analizan sus orígenes, vinculados a los asentamientos Varegos en el lago Ladoga y su extensión buscando el control del comercio fluvial con Asia, por el Volga, y con Bizancio por el Dniéper.
Se describe su crecimiento y apogeo con los sucesivos príncipes de la dinastía Rúrika que ocuparon el trono de Kiev hasta que, la decadencia de la ruta comercial con Constantinopla y un sistema de sucesión mal resuelto, fragmento el reino en múltiples territorios feudales facilitando su conquista por los mongoles en el primer tercio del siglo XIII

Guerra en Ucrania: Presentación

Europa está asistiendo a un acontecimiento que nunca debería haberse producido, la invasión de Ucrania por las Fuerzas Armadas de la Federación Rusa.
Fiel a la finalidad con la que ha sido creada, la Academia de las Ciencias y las Artes Militares ha constituido una ponencia temporal para analizar los orígenes, desarrollo y consecuencias de ese conflicto.
El conocimiento es la base para entender el mundo que nos rodea y nos permitirá, a cada uno de nosotros, entender los motivos de ese conflicto y formarnos nuestra propia opinión sobre cómo podría haberse actuado para evitarlo.