Busque en el archivo de publicaciones o dentro de este sitio web

Volver Efeméride

10 DE FEBRERO DE 1926
El “Plus Ultra” aterriza en Buenos Aires

Cuando el nieto de los Reyes Católicos, Carlos I, cumplió dieciséis años fue nombrado soberano de la Orden del Toisón de Oro. Era costumbre de los caballeros medievales adoptar un lema, y Carlos optó por suprimir el non del antiguo adagio latino y quedarse con Plus Ultra («Más allá») en reivindicación de la gesta española que le había dado el mayor imperio del mundo, por lo que incorporó el lema a su blasón, como se puede apreciar en el actual escudo de España.
El lema Plus Ultra  fue elegido para bautizar la aeronave Dornier D J “Wal”, un aparato alemán que contaba entre los más avanzados de su tiempo, de 16,25 metros de longitud, 1,75 de altura, con dos motores de 450 caballos capaces de desarrollar una velocidad de crucero de 180 kilómetros a la hora, cargado de 3.900 litros de combustible, un peso total de 6.800 kilos y con una autonomía de vuelo de diez horas, en la que el comandante de Infantería Ramón Franco, el capitán de Artillería Julio Ruiz de Alda, el alférez de navío Juan Manuel Durán y el soldado mecánico Pablo Rada iniciaron el proyecto de cruzar el Atlántico, como emulación del viaje de Cristóbal Colón, solo que esta vez irían por aire.
Respaldada la expedición por el rey de España Alfonso XIII y por el gobierno de Primo de Rivera, el dinero para adquirir el avión salió del bolsillo de Ramón Franco, unas 300.000 pesetas, cifra considerada una auténtica fortuna en aquellos tiempos.
El «raid» se planeó en siete etapas, con el objetivo no sólo de batir el récord del mundo de distancia recorrida por escalas sino además abrir una línea de correo veloz a través del Atlántico. Sería la primera vez que se cruzara por aire el Atlántico Sur.
El vuelo partiría de Palos de la Frontera, el mismo lugar que lo hiciera Cristóbal Colón en busca del Nuevo Mundo, y tenía previsto recorrer 10.270 kilómetros en 59 horas y 30 minutos con Franco como piloto, Ruiz de Alda como observador, Durán como segundo observador enviado por la Armada y Rada como mecánico.
El vuelo partió a las ocho menos cinco de la mañana del 26 de enero de 1926 y las etapas del «raid» fueron Palos de la Frontera-Las Palmas (1.300 kilómetros), Las Palmas-Porto Praia en Cabo Verde (1.745 kilómetros), Porto Praia-Noronha en Brasil (2.305 kilómetros), Noronha-Pernambuco (540 kilómetros), Pernambuco-Río de Janeiro (2.100 kilómetros), Río de Janeiro-Montevideo (2.000 kilómetros), Montevideo-Buenos Aires (220 kilómetros).
La primera etapa, Palos-Las Palmas, tuvo una recalada difícil «[…] al estar el archipiélago canario rodeado de una atmósfera que nos impedía casi la visibilidad […]», escribía Franco.
La segunda etapa se realizó sin dificultades con la excepción de la recalada, por idénticas razones que en Canarias. En Cabo Verde desembarcó Juan Manuel Durán, y se prescindió del equipaje personal, para aligerar la carga de la aeronave y encarar así la tercera etapa que representaba el cruce del océano Atlántico.
Esta tercera etapa se inició el 30 de enero, y tras brindar con una copa de coñac al pasar el Ecuador, llegaron a Noronha amerizando en el puerto de San Antonio, donde recogieron a Durán (que había realizado esta tercera etapa a bordo del contratorpedero Alsedo), y partieron hacia Pernambuco con mar brava.
La cuarta etapa, que se presumía fácil, acabó convirtiéndose en la más dura y complicada, por la rotura de la hélice principal del avión ocasión en la que Rada tuvo que poner a prueba su probada habilidad para repararla en pleno vuelo.
En Pernambuco los héroes del Plus Ultra comenzaron a saborear las mieles del éxito. Con una nueva hélice y tras recorrer 2.100 kilómetros aterrizaron, el 4 de febrero, en Río de Janeiro donde los agasajos y la pasión popular se desbordaron.
Cinco días después, el Plus Ultra ponía rumbo a Buenos Aires, pero debido al cansancio de sus protagonistas, se vio obligado a tomar en Montevideo para reponer fuerzas y continuar posteriormente hasta las aguas del río de La Plata, en la capital argentina, donde amerizaron a las 12:27 del 10 de febrero de 1926.
El avión Plus Ultra, donado por Alfonso XIII a la República Argentina, estuvo en servicio varios años y hoy se encuentra en el museo de Luján (Argentina), existiendo una réplica del mismo en el Museo del Ejército de Aire (Cuatro Vientos).

José Emilio Roldán Pascual

Ver efemérides de febrero

Compartir esta publicación

facebook logo linkedin logo twitter logo pinterest icon email icon